Thomas Traherne: poeta místico

Thomas (nacido en 1637, Hereford,Ing.—fallecido en 1674, Teddington), es el último de los poetas místicos del clero anglicano, que incluía más notablemente a George Herbert y Henry Vaughan.

Hijo de un zapatero, Traherne fue educado en el Brasenose College de Oxford, ordenado en 1660, y presentado en 1661 a los fieles devotos de Credenhill, donde se mantuvo hasta 1674. De 1669 a 1674 Traherne vivió en Londres y Teddington, sirviendo como capellán de Sir Orlando Bridgeman, Lord Keeper de 1667 a 1672. Ese año se convirtió en ministro de la Iglesia de Teddington, donde fue enterrado cuando murió dos años después.

 

Pensamiento de Thomas Traherne: amar a una persona con un amor privado es pobre y miserable: amar a todos es glorioso

La única obra de Traherne publicada durante su vida fue Roman Forgeries (1673), una polémica anticatólica. Sus Éticas Cristianas aparecieron póstumamente en 1675, y sus Acción de Gracias en prosa rítmica fueron publicados anónimamente como Una Contemplación Seria y Patética de las Misericordias de Dios en 1699. La mayor parte de la poesía de Traherne y sus meditaciones en prosa permanecieron desconocidas hasta su recuperación en los tiempos modernos. El descubrimiento casual en 1896 en un librero callejero de Londres de los manuscritos de las Obras poéticas de Traherne (publicado en 1903) y sus Siglos de meditaciones (publicado en 1908) creó una sensación literaria. El manuscrito de Poemas de Felicidad fue encontrado posteriormente en el Museo Británico y publicado en 1910. Otros manuscritos sustanciales fueron descubiertos en la década de 1960 y en 1997.

Como poeta, Traherne poseía originalidad de pensamiento e intensidad de sentimiento, particularmente en sus evocaciones místicas de la alegría y la inocencia de la infancia, pero carecía de disciplina en el uso de la métrica y la rima. De hecho, su poesía se ve ensombrecida por la obra en prosa Siglos de meditaciones, en la que instruye a un conocido en su filosofía personal de la «felicidad»; este último se basó en la formación cristiana de Traherne, su retención de vívidas impresiones de la maravilla y la alegría de la infancia, y su deseo de recuperar ese sentido en una forma madura.

 

Comparte