Kentigern, apodado Mungo (518-614)

Abad y misionero cristiano primitivo, tradicionalmente el primer obispo de Glasgow y el evangelista del antiguo reino celta de Cumbria en el suroeste de Escocia.

Según la leyenda, era de ascendencia real, presumiblemente ilegítimo, y tiene fama de haber sido un predicador notable y enérgico que combatió la herejía del pelagianismo (que enfatizaba la bondad de la naturaleza humana y la libertad de la voluntad humana).

Mosaico que representa a San Kentigern (Mungo)

Alrededor de 550 fue a Glasgow para convertir a sus tribus británicas y estableció una comunidad cristiana allí.

Según los informes, tuvo como patrón al rey de Strathclyde, para quien fundó la sede de Glasgow. El sucesor del rey cristiano Rydderch (Rederech) fue derrocado por una reacción pagana, y Kentigern fue a Cumbria o, menos probablemente, a Gales. Fue llamado a Strathclyde después de que Rydderch había recuperado el poder.

El rey Rhydderch quiso que Glasgow fuera sede de un obispo, para impulsar mejor la evangelización, y eligió a Kentigern como primer obispo, quien aceptó a regañadientes el nombramiento, porque pensaba que era demasiado joven para ello. Una vez consagrado, comenzó una febril acción evangelizadora de los escoceses, que dio como fruto numerosas conversiones y la fundación de varios recintos monásticos donde se fomentaban la piedad y el saber.

Cuando Morken, un tributario del rey se hizo con el poder, expulsó a Kentigern, e intentó reimplantar el paganismo. Entonces, tomó camino del destierro y se fue a Cumbria, donde vivió en el monasterio de San Asaf y luego pasó a Gales, donde convivió con el abad San David. En 573 el rey Rhydderch retomó su trono y Kentigern pudo regresar y continuar la proclamación del evangelio, principalmente en el suroeste de Escocia.

También se informa que Kentigern colaboró con el célebre abad misionero San Columba de Iona (isla de las Hébridas Interiores escocesas).

La Catedral de Glasgow, que supuestamente contiene la tumba de Kentigern, se encuentra en el sitio probable de una iglesia que construyó.

Aunque se le llama Kentigern (celta: «Alto Señor»), es igualmente conocido como Mungo (celta: «Mi querido amigo»), un nombre que se dice que le fue dado por su maestro el obispo St. Serf.

Los principales documentos sobre la vida de Kentigern fueron escritos para dos obispos del siglo XII de Glasgow. Los brazos heráldicos de Glasgow muestran un pájaro, un árbol, una campana y un pez, cada uno de los cuales está asociado con un milagro temprano atribuido a Kentigern.

Escudo de Glasgow

Comparte